La historia

Y llegó el día. Aquel que, por azar o no, te toca vivir el cáncer. Y te cambia la vida. Hasta este momento, a pesar de que el cáncer es una cosa de todos, créeme, la enfermedad se vive de otra manera.

Ese día, alguien a quien quieres mucho, deja su vida en manos de un desconocido que, dependiendo de vete a saber qué, le dará más o menos tregua, si decide dársela, claro. Y tú, inmediatamente y todavía en estado de shock, vacías tu mochila porque inconscientemente sabes que el camino será largo y duro, y mejor hacerlo ligera de equipaje.

La balanza de la felicidad se desequilibra y vivir en y el presente parece ser lo único que tenemos para intentar reequilibrarla.
Los días se hacen largos. Las idas y venidas al hospital te muestran otro mundo. La primera operación fue compleja, pero salió bien. En el primer TAC de control se vio “un algo”. Al cabo de tres meses, se vieron tres. Y llegó la quimio. Solo 6 sesiones. “Un tratamiento pequeño, pero matón” nos dijeron.

Y llegó el otro día. Mi madre comenzó a perder el cabello. Fuimos juntas a escoger la peluca. Estaba guapísima, y como empezaba el verano le animé a comprarse un pañuelo. Fue difícil, con ninguno se veía guapa, pero acabó escogiendo uno azul. Y cuando el fin de semana fui a visitarles, me la encontré con un patrón y un montón de telas.

Se hizo varios pañuelos. Todos bonitos. Pero todos guardados en un cajón. La peluca le daba un calor insoportable, pero ella se negaba a ponerse un pañuelo. “Me veo todavía más fea y más enferma” y “si me pongo el pañuelo todo el mundo sabe que estoy enferma. Y no quiero” les decía a mis amigas.

Hasta que un dia Magda, la creativa del grupo y forofa de la moda como yo, le prometió que le haría un pañuelo tan bonito y cómodo que no se quitaría hasta que volviera a tener cabello.

Y llegó el tercer día. Nacía IBBIBBI, el nuevo pañuelo oncológico.
El que importa y aporta, impulsando nuevos valores, porque además de proteger el cuero cabelludo de las pacientes y proporcionales seguridad, la utilización de tejidos y diseños de última tendencia lo convierten en un atractivo accesorio de moda para cualquier mujer, enferma o no.

El que se compromete, porque parte de los beneficios obtenidos se destinaran a financiar proyectos relacionados con el cáncer. El que se reinventa para que sea mucho más que solo un pañuelo oncológico. Y el que contribuye a crear una sociedad más justa, inclusiva y diversa.
Hemos creado IBBIBBI con mucho amor y con la intención de ayudar a mejorar el bienestar de las pacientes oncológicas. IBBIBBI es para ellas, para ti y para nosotras.

IBBIBBI es el pañuelo más IN y es para mujeres, hombres y niños.